Muniain

Desperdicia ocasiones claras de gol y lo paga

publicado en eldesmarquebizkaia.com

Asís MartínIIIRabia. La que da ver como el Athletic perdía este sábado en Balaídos -encima sin marcar- después de haber malogrado media docena de ocasiones clarísimas ante un Celta que sí, tuvo las suyas, pero que ha vivído de su portero Sergio Alvarez. Tuvo que ser un gol de malísima fortuna tras un error de Gurpegui el que deje la eliminatoria complicada para la vuelta del 19 en San Mamés. Toca volver a remontar al abrigo de la afición.

{module [226]}

Una noche que deja esa famosa cara de bobo, porque se pudo casi resolver la ronda de dieciseisavos en el primer tiempo. Sin embargo, a los locales se les dejó con vida y aprovecharon un fallo garrafal para irse con un marcador peligrosísimo. Ha sido un partido en el que ha faltado reacción. Porque el planteamiento era intachable. No hubo rotaciones por parte de Valverde, el mister tan solo cambiaba al portero respecto al compromiso ante el Barcelona ya que San José entraba obligatoriamente por Laporte. Así que no se puede negar el interés puesto, pero sí la tardanza en los cambios, en refrescar a varios jugadores que estaban secos perdiendo el equipo su mando en plaza.

El técnico de Viandar (hoy sancionado en el graderío) tiene la copa entre ceja y ceja pese a que el camino de esta edición parece el ascenso de los pisos de ‘Juego con la muerte’ de Bruce Lee. A cada escalón un rival más complicado. No tiene el mismo objetivo Luis Enrique, que huele el tufo del descenso, y reservaba a varios de sus hombres importantes en medio de un ambiente festivo. Pero a la hora de la verdad no se supo frenar al rival cuando cambió el panorama. Y eso es un debe de banquillo.

CRÓNICA ON-LINE
ÁRBITRO
Pérez Montero (Andalucía). Mostró tarjeta amarilla al local Rafinha, Krohn-Dheli, Jonny Otto y López. Y por el Athletic a Muniain, Iturraspe y Rico.
FORMACIONES
 Celta: Sergio, Hugo Mallo, Álex López, Nolito, Rafinha (Madinda 69), Orellana (Bermejo 78), Jonny, Cabral, Krohn-Dehli, Santi Mina y David Costas (Vila 64). En el banquillo: Rubén, J. Vila, Bermejo, Bellvís, Madinda, David R. y Javi Rey.
 
Athletic Club:  Iago Herrerin; Iraola, San José, Gurpegi, Balenziaga; Iturraspe, Mikel Rico, Herrera (De Marcos 77), Muniain, Susaeta (Ibai 66); Toquero (Aduriz 77). En el banquillo: Iraizoz; Etxeita, Ibai, Beñat, De Marcos, Moran, Aduriz.
 
GOLES
 Celta:  1-0. min. 71. Santi Mina
 
Athletic Club: 
 
INCIDENCIAS
Estadio de Balaidos. Partido correspondiente a la Ida de los 1/16’s de la Copa. Sábado 20:00 horas.

El buen rollo entre ambos equipos y aficiones es patente pero los leones salieron a demostrar desde el primer momento que habían llegado a Vigo a pescar de verdad. Presión, despliegue rápido y hasta algún caño de Herrera fue una gran puesta en escena de una escuadra que se ha venido arriba con sus tres victorias consecutivas. El ‘pero’ es que iba a perdonar demasiado y se llevó un buen disgusto tras una atractiva primera parte.

Ambos conjuntos, por idiosincrasia, pugnaban por hacerse con la pelota pero lo cierto es que los vizcaínos eran quienes mandaban, siempre muy intensos y llegaban arriba con mucha gente a la espera de aprovechar alguna de sus opciones. Un par de incorporaciones de Muniain por dentro estuvieron cerca de fructificar ante un Celta que sufría en el repliegue.

En el minuto 19 Herrera y, de nuevo, Muniain erraban ante Sergio dos ocasiones escandalosas tras una gran contra de Toquero, que hábilmente sirvió atrás un balón de gol que sin embargo el portero celeste salvó por los pelos. Una lástima porque los hombres de segunda línea estaban sacando petróleo a las caídas del delantero de Ariznabarra a banda derecha.

A los locales, desbordados, les costó 27 minutos disparar (y desviado) sobre la meta de Herrerín por medio de Orellana. A partir de ahí vivían los de Luis Enrique sus mejores momentos pero con solo una opción de peligro real ante una defensa liderada por un inmenso Mikel San José. El navarro estuvo hasta rápido en alguno de sus providenciales cortes y encima casi abre en el marcador en el 36′ tras un servicio de Susaeta. Tan solo cabe decir que fallar pareció lo más difícil tras su gran control que le dejó solo aunque escorado ante el marco gallego. Era la tercera oportunidad clara desperdiciada en la fría noche pontevedresa.

Su paisano Muniain, cada vez más reconocible en la versión estelar de antaño, estaba también inspirado y acribilló a tarjetas a los mediocentros rivales. Y hasta a Iago hay que agradecerle que en el 40′ salvó el 1-0 cuando Santi Mina tuvo la única de los locales, pero que fue una llegada clarísima en uno contra uno que el gato de Basurto resolvía con gran acierto. El fútbol estuvo en un tris de cumplir el adagio del que perdona la paga, pero al descanso se llegaba con un 0-0 que supo a muy poco.

A la vuelta ni hubo cambios ni varió inicialmente el panorama, porque luego iba a ser un verdadero pim-pam-pum descontrolado que pasó una factura carísima. Los leones de entrada seguían intensos y a los locales les costaba hasta pasar de medio campo. Nada más salir de hecho Iraola enviaba arriba otra buena asistencia de Toquero que se estaba hinchando a percutir por el ala de Jonny Otto, al que le sacó de paso una amarilla. Pero la válvula iba a perder gas según corría el reloj y ahí llegaron las dudas, la inacción del mister y el desparrame de tiros al aire que se iban a convertir en un auténtico tiro por la culata.

El Celta comenzó a estirarse y las líneas rojiblancas a alejarse lo que obligó a San José a vestirse de Superman, porque sacó varios balones providenciales. En el 59′, sin embargo el péndulo cambió de portería, Iker Muniain tuvo otra bala que sacó Sergio, y dos minutos después el propio futbolista de la Txantrea echó fuera un jugadón digno de su mejor época. Un slalom impresionante que hizo a Valverde tirarse de los pelos, para luego suspirar aliviado tras el paradón de Iago a un cabezazo de Santi Mina. Hoy había para todos, algo peligroso.

Y tuvo que ser un error del recién renovado Gurpegui el que pusiera la cosa cuesta arriba en una jugada desgraciada con un mal despeje que Herrerín no pudo solventar pese a jugarse el pellejo y permitió a Mina marcar a placer.

Un palazo visto el partido que obligaba a apostar por dar sangre fresca al equipo en el último cuarto de hora. Tal vez demasiado tarde y a rebufo del marcador, porque el equipo llevaba un rato cojeando. Así que Valverde dio salida a De Marcos y a Aduriz buscando revitalizar a un Athletic que aún se hacía cruces, y es que la jugada del gol fue de circo. Queriendo no te sale….LEER MAS…eldesmarquebizkaia.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to friend