Rico pelea por un balón dividido en un campo muy encharcado

Mal partido de los de Valverde en Galicia

publicado en eldesmarquebizkaia.com

Asís Martín IIIQue Iraizoz y, sobre todo, Gurpegui sean tus mejores jugadores es indicativo del flojo partido del Athletic este lunes en Balaídos (0-0). Pero el punto ante el Celta, que en la primera parte pudo sentenciar, sirve para aumentar a 4 la distancia con Villarreal y dejar a 7 a la Real Sociedad. Así que ni tan mal visto este primer encuentro sin goles de la campaña. Ander Iturraspe no estará este domingo ante el Espanyol al tener que cumplir sanción tras ver su quinta amarilla.

Sorprendió la tardanza del mister en hacer cambios porque la versión rojiblanca de la cita pontevedresa ha sido plana, plana, plana. En el primer tiempo fue totalmente superado por los locales, y en la segunda mitad se ha dedicado a solidificar el centro del campo para no sufrir demasiado. Una noche espesísima la de este ocatvo lunes del curso en la que la gran anécdota la puso el presidente,Josu Urrutia, al negarse a hablar para Cuatro TV después del tratamiento informativo dado a Carlos Gurpegui tras la expulsión de Cristiano Ronaldo.

Con muchos días de descanso por medio y con solo una competición en liza Valverde cumplió su palabra y no metió ningún cambio en el once, volviendo a apostar por el poderío de Oscar De Marcos en detrimento del cada vez más cuidado Iraola. La climatología era mala pero también falto fútbol.

No es fácil sorprenderse en el cuarto enfrentamiento de la campaña entre dos equipos. Tal vez cabe apuntar que ahora los puntos valen un potosí y que Luis Enrique quiso optar esta vez por una línea muy ofensiva pese a que las condiciones del césped no eran bonancibles para nadie.

Con esa premisa los gallegos salieron muy arriba dando un pequeño susto en una mano totalmente involuntaria de Herrera tras un despeje defectuoso de Balenziaga. Pero fue un mero accidente porque la sensación es que los arbitrajes empiezan a ser más respetuosos con el Athletic, y eso siempre es buena señal de status.

Los leones, por su parte, viendo que su rival arriesgaba dejando espacios atrás trató de sacar partido a los balones en largo, lo que obligaba a Yoel a salir un par de veces de su ‘garita’ para evitar que Aduriz le fusilara a bocajarro. La posesión y los córners se fueron igualando pero no tanto como para ofrecer una partida equilibrada como se presuponía en todas las previas.

El Celta lleva el mando del juego

Y es que los ‘jugones’ rojiblancos seguían desaparecidos como el ministro Wert de la Gala de los Goya. El 58-42% de posesión en el primer tiempo a favor de los locales hablaba a las claras de una noche aciaga. A los 15 minutos Santi Mina, joven pero siempre bullicioso, tuvo la primera ocasión relativamente clara con una magnífica volea que se le fue demasiado cruzada.

Y no es que los celestes avasallaran, pero al menos sí conseguían llevar el peso ante un equipo que estaba muy incómodo. Y es que lejos de los rondos habituales los bilbaínos tenían dificultades para combinar con acierto, a la par que les faltaba un punto de contundencia atrás. Salvo a Gurpegui, claro, que ese sigue tremendo de forma y colocación. Pero solo con él no era suficiente.

En el 28′, por ejemplo, Iraizoz tuvo que hacer un paradón a Rafinha que lanzaba totalmente solo desde el punto de penalti, en una nueva plasmación de que en defensa se hacía aguas y que el balón empezaba a rondar de forma inquietante el área vasca. De hecho los dos medios centros, Rico e Iturraspe (y la suya acarrea sanción), fueron amonestados para la media hora de juego a fuer de tanto perseguir contrarios como sombras.

Ya en el 43′ otro de los errores graves en el pase de Iturraspe, que empiezan a no ser noticia, permitía a Charles pegar un poste que cortó la cena a más de uno. Si es que al final bien se pudo decir aquello de que la llegada del descanso fue una verdadera bendición, porque los zurigorris no habían rascado bola ni chutado a puerta, mientras que Gorka había sido el mejor elemento sobre el terreno de juego. Pues eso… que el Celta había sido mucho mejor que en los tres partidos disputados hasta la fecha.

Sin cambios en el intermedio

Pese al mal papel realizado por el Athletic, Ernesto Valverde quiso conceder una nueva oportunidad a sus chicos, al partir con el mismo once que tanto había sufrido ante Rafinha y Orellana. No es que mejorara el espectáculo, porque los guardametas se convirtieron en meros espectadores, pero al menos sí que el choque se equilibró con una versión de los de Luis Enrique más apagada, y con la pelota alejada esta vez de ambas porterías.

La esperanza estaba centrada en la capacidad que tienen los vizcaínos para venirse arriba y hacer goles en la recta final de los encuentros, por ejemplo con hombres como Ibai que suele salir del banquillo como un cohete como demuestran sus brutales promedios. Aunque el primero en saltar al campo fue Kike Sola, que cogía el relevo de un Aritz Aduriz muy desasistido en todo momento y que se fue bastante cabreado a por el chubasquero, por cierto.

Y la verdad es que las mejores ocasiones vizcaínas iban a llegar en el rus final. En el 73′ Muniain, toda la noche vagando por el campo, fue capaz sin embargo de pegar un roscazo desde el borde del área grande que aunque no pilló portería puede ser considerado el mejor detalle ofensivo de los nuestros en una cita tostonazo. Y siete minutos después una de las pocas incorporaciones de De Marcos creaba un tremendo barullo resuelto por Yoel en dos tiempos….LEER MAS…eldesmarquebizkaia.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Bienvenido

Send this to friend