Por Txetxu Ugalde, periodista

publicado en eldesmarquebizkaia.com

Txetxu UgaldeVamos a ver, jugaremos la Champions. Jugaremos la Champions si no nos rilamos por la pata y empezamos a desconfiar de todo y de todos. No puede ser que llegados a este punto y cuando lo tenemos ahí, empecemos a verlo todo gris oscuro tirando ya a negro sin remedio. Me niego, niego la mayor y estoy más que seguro que la música de la que disfrutan ahora Bayern y demás va a sonar “de cine” en nuestro estadio acabado.
Dicho esto, contra el Atlético de Madrid perdimos y perdimos bien, con justicia, porque fueron mejores. Y me dolió, como me duelen todas las derrotas de mi equipo, pero quizá ésta con un puntito más de “mala baba”, porque quien más quien menos, y yo entre ellos, esperábamos una victoria ante un rival al que se le tenía unas ganas especiales.

Era un partido de los de alto voltaje, de esos que gustan en La Catedral, de esos en los que pensamos que vamos a ganar “sí o sí”, porque le vamos a echar el resto y ese resto, cuando el Athletic se pone a ello, es mucho… o era.

“A la guerra”

Y por ahí empezamos a perder el partido. En choques de este calibre, no solo hay que jugar bien, tener más balón, buena puntería y un poco de suerte. También hay que ser superior en otras facetas que deben ser y son propias, o por lo menos lo eran, de un equipo como el nuestro.

El rival tiene que saber dónde está y lo que le espera desde que se asoma por el túnel de vestuarios, Diego Costa debió tener constancia desde que estrechó la mano de nuestros defensores que aquello no iba a ser fácil y que las iba a pasar de “a kilo”, pero no fue así, no fue así ni para él ni para el resto de sus compañeros.
Juan Carlos Arteche, jugador del Atlético de Madrid fallecido y al que tuve la oportunidad de conocer me comentó en una ocasión que a San Mamés había que venir a jugar “con pantalón largo”, es decir, con los machos bien puestos.

Un defensor del Hércules, por aquel entonces en Primera División, afirmaba con rotundidad que Goiko y Liceranzu “sacaban aire” cuando iban a rematar un córner y que a Dani no se le podía entrar “porque ibas a la guerra”. A la guerra también venía Schuster cuando acudía a La Catedral con aquel equipo de relumbrón encabezado por Maradona….LEER MAS…eldesmarquebizkaia.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Bienvenido

Send this to friend