muniain

Ander Herrera será baja ante el Atlético el sábado

publicado en eldesmarquebizkaia.com

Asís Martín IIIEl Athletic se trae un gris pero jugoso empate del Martínez Valero ante un Elche que pareció un rival francamente asequible como para intentar algo más. Pero a estas alturas y con tanto colchón ya se sabe que se miden los esfuerzos con lupa. Un partido para olvidar pronto, una jornada menos para lograr el objetivo de jugar la previa de Champions, y la buena noticia de que ya van nueve partidos con la portería a cero. ¿Lo malo? Que Ander Herrera será baja este sábado ante el Atlético de Madrid al ver su quinta amarilla.

Si de verdad los chinos ven estos partidos y se han tragado el primer tiempo de hoy en el Martínez Valero a partir de ahora optarán por volver al karaoke. Resultó más árido que un documental sobre el abejaruco en la cárcaba. No en vano en el ambiente sobrevolaba un tufillo a que el empate era un resultado estupendo para ambas escuadras, sobre todo para la que lleva un amplio margen de puntos con sus principales rivales.

Ante la cercanía del envite del sábado en San Mamés ante los colchoneros Valverde introdujo la novedad de Oscar De Marcos, pero esta vez no por Iraola, con quien compartió banda arriba y abajo, sino por Susaeta. Markel, que fue el mejor ante el Getafe, bien se merecía un mínimo descanso. Lo inesperado fue que Laporte casi se lesionó en el calentamiento generando una fuerte incertidumbre, ya que Gurpegui está camino del quirófano esta misma semana.

No se esperaba demasiado espectáculo del encuentro de este martes. Entre lo que había en juego y que ambos conjuntos vienen destacando por sus garantías defensivas, quedaba claro que la cita que abría la jornada iba a tener mucho de tablero de ajedrez y de digestión pastosa. Y encima si Eolo se sumó a la fiesta y el trencilla navarro se dejó las tarjetas en Estafeta… para qué quieres más.

Los primeros fogonazos llegaron por parte local ayudados por el vendaval de aire en contra que sufría el Athletic, escenificado en las extrañas maniobras de Iraizoz, que empezó con cierto baile de San Vito el encuentro. Sus compañeros también padecían la empanada y les costó cerca de diez minutos situarse a gusto en el campo.

Tocarla no era tarea sencilla por lo que el esférico volaba más de lo recomendable, lo que nos trajo recuerdos de la etapa Caparrós. Era noticia ver que la posesión estaba marcando un 57-43% favorable a los de Escribá. Lo que había era juego directo, estrategia a tope, y por ahí una falta directa de Ander Herrera trajo la primera ocasión de la noche. Fue despejada por su tocayo Manu a córner.

Iker Muniain era uno de los más activos, pero tenía serias dificultades para asociarse con alguien. Herrera andaba de que no y Balenziaga estaba más preocupado de su par que de alegrías ofensivas. Por dentro el plan del Elche funcionaba ya que era Rico el que hacia, mal, de Iturraspe, y atrás San José, sustituto de Gurpegui, sufría con la velocidad de Boakye, quien a punto estuvo de marcar en el 25′ de forma inexplicable ya que estaba toda la defensa bien colocada.

Con estas premisas los porteros hacian lo posible por no helarse en la fría y húmeda noche levantina, mientras Valverde procedía a echar a De Marcos atrás y pasar a Iraola a jugar de interior. Ninguno había estado afortunado, en realidad como todos los demás, así que la permuta estaba cantada.

Tan solo en los últimos minutos los leones lograron irse arriba, pese a algunas patadas ilicitanas consentidas por Prieto Iglesias, aunque los factibles remates del de Laguardia y de Bart Muniain se fueron muy arriba. El peor bocata que hubiera en el campo supo mejor que lo visto hasta el descanso. Lo que, repetimos, tampoco es que fuera una sorpresa.

Sí lo fue ver por que tontería Ander Herrera no podrá medirse a los de Simeone cuando el colegiado había pasado por alto y perdonado al menos un par de cartulinas a los locales. Cosas del arbitraje… Lo mismo que una caída de Aduriz en el 57′ que dejó dudas.

Mejoró en parte el Athletic en la reanudación con algo más de dinamismo y verticalidad, pero la puntería seguía desviada, curiosamente siempre hacia arriba. El sueño de un consumidor de viagra. El partido en general era una sucesión de saltos y gorrazos, así que Susaeta tomó cuerpo con idea de poder buscar un gol que dejara el camino a la previa de Champions casi expedito. Si bien fueron Cristian Herrera en el 73′, Cisma en el 80′ y Pelegrín en el 93′ llegaron a tener algunas de las pocas oportunidades que se vieron….LEER MAS…eldesmarquebizkaia.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Bienvenido

Send this to friend